¿Activan los cigarrillos electrónicos alarmas de incendios?

Una de las cuestiones más importantes a la que se enfrentan los vapeadores es si su cigarrillo electrónico activaría un detector de humo. No es una cuestión sencilla. Los cigarrillos electrónicos producen vapor, no humo, así que, en teoría, un cigarrillo electrónico no tendría por qué activar un detector de humo, ya que no hay humo alguno que detectar. Esto es cierto, por normal general, aunque no es tan sencillo como parece, en muchos casos.

Hay tres grandes tipos de detectores de humo, y la probabilidad con la que pueden confundir el vapor por humo depende del tipo empleado en cada caso. Estos modelos son:

  1. Los detectores térmicos
  2. Los detectores basados en ionización
  3. Los detectores fotoeléctricos
Los detectores térmicos

Los menos utilizados, y los menos engorrosos para los vapeadores. Se utilizan en cocinas, y se activan en función del nivel de calor y cantidad de humo detectados. No hay problema alguno con el calor producido por los vapeadores, de modo que se podría utilizar un cigarrillo electrónico en presencia de esta clase de detectores.

Los detectores basados en ionización

Los detectores basados en ionización están compuestos por una pequeña cantidad de material radioactivo situada entre dos placas cargadas eléctricamente. Esto ioniza el aire que hay dentro del dispositivo, generando una corriente que las partículas de humo pueden romper, haciendo saltar la alarma.

Esta clase de detectores funcionan a nivel molecular, así que son extremadamente sensibles a cualquier cambio ambiental. Las partículas del vapor que producen los cigarrillos electrónicos son diferentes a las del humo, de modo que no deberían activar estos detectores, aunque se han producido casos en sentido contrario.

Los detectores fotoeléctricos

Este es el más común de todos, y es el que, con mayor probabilidad, puede detectar el vapor de los cigarrillos electrónicos. Los detectores fotoeléctricos emplea un haz óptico de luz para detectar el humo presente a su alrededor. Si hay mucho humo alrededor del detector, el haz de luz se rompe y la alarma se activa.

El riesgo de que se active es menor con el vapor, pero la probabilidad sigue siendo considerable. Si la cantidad de vapor es suficiente para interrumpir el haz, la alarma se activará, sin importar si es humo o vapor.

Uso de cigarrillos electrónicos en presencia de detectores de humo

No existe una regla en firme acerca del uso de cigarrillos electrónicos en presencia de detectores de humo. Algunos pueden activarse, y otros no. Lo mejor es evaluar cada situación de forma individual. Si sueles producir mucho vapor y te encuentras cerca de un detector de humo en un espacio abarrotado de gente o una zona delicada, lo recomendable es no vapear. Así eliminas la posibilidad de activar la alarma y causar algún problema, tanto para ti como para los que te rodean.

Por otro lado, si te encuentras en tu propia casa, o bien en casa de un familiar o un amigo, no debería haber problema alguno si vapeas a cierta distancia del detector de humo, sobre todo si exhalas el vapor en la dirección contraria. Esto puede reducir el riesgo de activar el detector, ya que así mantendrás el vapor alejado de ti. En cualquier caso, si la alarma termina encendiéndose, podrás mantener la situación bajo control.

No obstante, si te encuentras en un espacio que prohíbe taxativamente la utilización de los cigarrillos electrónicos, obedece las normas y no vapees.