Cómo guardar tu vapeador

Saber cómo almacenar correctamente tu vapeador es esencial para sacar el máximo partido posible a tu cigarrillo electrónico blu®. Vamos a dar un repaso a los aspectos a los que hay que atender para asegurarnos de que el vapeador se almacena de forma segura.

Si quieres maximizar el rendimiento y que te acompañe durante mucho tiempo, tienes que hacer cuanto esté de tu parte para mantenerlo en buenas condiciones. Una bodega mantiene sus vinos en un cava para que estos desarrollen todo su potencial. Los propietarios de coches aparcan sus vehículos en garajes para que no estén expuestos a los elementos. Lo mismo puede decirse de los vapeadores. Tienes que almacenarlo para que pueda proporcionar un rendimiento óptimo. Has de hacer lo mismo con tu líquido para cigarrillos electrónicos, ya que con eso te asegurarás de que el vapeo será suave y limpio.

Mantenlo de pie

La gente que anda erguida da la impresión de ser más atractiva y segura de sí misma, ¡lo mismo pasa con tu vapeador! Dejar un vapeador tumbado o cabeza abajo podría provocar algún vertido, vaciando la carga de e-líquido. Además, esto facilita la acumulación de polvo y suciedad en el interior del dispositivo. Mantenerlo de pie minimizará este riego, ya que mantendrá tu vapeador limpio y en buen estado.

Encuentra la protección adecuada

Dar con la forma apropiada de almacenar tu vapeador te ayudará mantener un nivel eficiente de producción de vapor. Para muchos, la mejor solución se puede encontrar en casa: los dispositivos finos caben en artículos domésticos como los portacepillos de dientes, por ejemplo. También se pueden guardar en una taza o vaso.

Mantenlo alejado del sol y del calor

Asegúrate de guardar tu vapeador en un lugar fresco y seco, alejado de cualquier fuente directa de luz. También sería aconsejable almacenarlo a temperatura ambiente, así que nada de dejarlo cerca del radiador. Lo mismo se puede decir de los líquidos, ya que una exposición prolongada a la luz solar puede dañar su sabor.